Las ratas, portadoras de grandes enfermedades

Las ratas, portadoras de grandes enfermedades

Las ratas, portadoras de grandes enfermedades

Informe Técnico – Las ratas, portadoras de grandes enfermedades

En base a los últimos estudios, se ha demostrado que las ratas son portadoras de mayores microrganismos patógenos de los que se sabía. Entre los nuevos microrganismos, se han encontrado patógenos bacterianos, incluyendo Escherichia coli, Salmonella y Clostridium difficile, que son las causantes de infecciones gastrointestinales en los seres humanos. Se destaca la prevalencia de estas enfermedades en roedores urbanos y el riesgo real de enfermedades digestivas y febriles transmisibles al hombre.

Los estudios demuestran la necesidad de aumentar la vigilancia en entornos urbanos, tanto de patógenos como de enfermedades producidas por ellos. Estos resultados también muestran la importancia del control de roedores para la salud humana, así como la necesidad de que los profesionales del control de plagas tomen precauciones al manipular roedores muertos.

Los ácaros de la rata son diminutos parásitos que atacan principalmente a los roedores y aparecen en sus nidos, pero cuando se desratiza, la población de ácaros residentes puede abandonar el nido en búsqueda de otros huéspedes como las personas, afectándolas mediante sus picaduras y reacciones alérgicas que estos provocan.

Asimismo, parece haber una conexión entre los ácaros e infecciones de Bartonella en perros y humanos.  En una vivienda donde se presentaron roedores y ácaros, los perros y su dueño se enfermaron y los análisis clínicos revelaron la presencia de Bartonella, un patógeno bacteriano mas conocido por causar la enfermedad de arañazos de gatos.

La Bartonella se sabe que se transmite de gatos a perros a través de las pulgas y garrapatas, pero estas es la primera vez que los ácaros de los roedores han sido implicados en la transmisión. 

Abordando la problemática de la plaga

Ante la presencia de roedores, lo primero que debe hacer el profesional es establecer un diálogo fluido con el cliente, atendiendo a los detalles y particularidades que éste nos pueda informar.  A partir de allí comienza la etapa de inspección en la búsqueda de indicios de la plaga, lugares de ingreso, desplazamiento, anidamiento, alimento y aquellos factores que son los condicionantes de la presencia de roedores.  Un buen diagnóstico se constituye en la base un buen programa de MIP.  De esta manera el especialista se debe enfocar en los siguientes puntos:
- El comportamiento humano relacionado con el ambiente y la plaga
- El conocimiento del lugar que puede aportar el cliente
- La inspección cuidadosa del lugar/ambiente colonizado por la plaga

Esto nos ayudará a elaborar un buen diagnóstico para poder elaborar estrategias adecuadas que definirán el MIP más apropiado.


(*) Fuente: La Casa del Fumigador - Entomo


Dejar comentario o consulta en "Las ratas, portadoras de grandes enfermedades"


© Copyright 1980 - 2023 Salud Ambiental S.A.. Sitio web desarrollado con tecnología de EasySitios© 6.09.2 por Nubix.com.ar